Skip to content
TenaChile

Energías renovables: Advierten inminente incumplimiento de metas globales para el 2030

Más de 150 millones de personas obtienen acceso a electricidad cada año, reduciendo así la cifra de aquellos que viven sin energía, pero esto no es suficiente para cumplir con las metas globales, señala un informe dado a conocer por el Banco Mundial junto a otros organismos internacionales.

Además, el documento advierte que los esfuerzos para reducir la contaminación por la elaboración de comidas y promover la energía renovable para la calefacción y el transporte, se encuentran muy por detrás de las metas que las naciones se fijaron en 2015.

Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía, que participó en la elaboración del documento, dijo que los hallazgos son un llamado a la acción: “Estoy particularmente preocupado por la dramática falta de acceso a energía confiable, moderna y sostenible en ciertas partes del mundo, especialmente en África Subsahariana, una región donde realmente debemos concentrar nuestros esfuerzos”, dijo Birol en un comunicado.

En 2015, los miembros de Naciones Unidas adoptaron 17 metas para el desarrollo sostenible en 2030 en áreas como educación, clima e igualdad de género, así como acceso a la energía. Asimismo, se planteó el acceso universal a la energía y aumentar el uso de energía renovable, entre otros objetivos.

Pero, faltando 11 años, según el reporte -también producido por la Organización Mundial de la Salud y la división de estadística de la ONU, entre otras- todo apunta a que se fallará.

El análisis revela que cerca de 89% del mundo tenía acceso a la electricidad en 2017, más que el 83% de 2010, con notables progresos en Bangladesh, Kenia y Birmania. Pero si los gobiernos no progresan más rápido, 650 millones vivirán todavía en la oscuridad para 2030, 90% de los cuales en África Subsahariana.

Mientras tanto, las fuentes de energía renovable alcanzaron en conjunto un 17,5% en 2016, un pequeño aumento respecto al 16,6% de 2010. Pero solo el 9% de la calefacción vino de fuentes renovables en 2017 y 3,3% de la energía usada en transportes -y en Estados Unidos y Brasil la mayor parte de ésta vino de biocombustibles, concluye el reporte.