Skip to content
TenaChile

Que hacer si mi perro tiene diarrea

No es un tema que a nadie le agrada debatir de que hacer si mi perro tiene diarrea pero si usted cuenta con un perro, lo verdaderamente posible es que se haya encontrado mas de una vez limpiando un apestoso charco marrón bastante más de lo que le agradaría suponer.

La diarrea es una dolencia canina habitual y varía en continuidad, duración e intensidad de un perro a otro.

Es viable que no logre impedir completamente la diarrea, pero entender tanto como se pueda sobre ella podría contribuir a limitar el número de ocasiones que su perro tiene uno de estos episodios repugnantes y achicar la duración de las carreras.

Sistema Digestivo Canino

Hay diferencias importantes entre la manera en que los perros y la gente digieren los comestibles.

La forma humana de la mandíbula y las enzimas salivales, entre otras cosas, comenzarán a descomponer un bocado en la boca. Los perros, además, tienen bocas y mandíbulas hechas para desgarrar, aplastar y comer desaforadamente la comida. Sus enzimas salivales están diseñadas primordialmente para matar bacterias, por lo cual tienen la posibilidad de tolerar artículos que enviarían a sus camaradas humanos al hospital.

La comida viaja de manera rápida por el esófago canino y entra en el estómago en trozos, donde tiene lugar la mayoría de la digestión. Los ácidos estomacales caninos son precisamente tres ocasiones más fuertes que los de los humanos, por lo cual tienen la posibilidad de digerir comestibles que están intactos. En situaciones normales, el tiempo de tránsito desde la boca hasta el intestino angosto y abultado debe ser inferior a 10 horas, lo que produce una materia fecal estable y bien formada en el final.

Las 12 Razones de la Diarrea de los Perros

Varias cosas tienen la posibilidad de modificar este sistema bien equilibrado, ocasionando diarrea o, con menos continuidad, estreñimiento. Algunas cosas, como comer mucha hierba, no son nada serias. Otros tienen la posibilidad de ser un signo de un inconveniente letal, como un elemento indigerible (como una roca) alojado en el estómago, o una patología como el cáncer.

Hay muchas causas por las que un perro puede desarrollar heces blandas, pero la mayor parte de las situaciones tienen la posibilidad de atribuirse a uno de estos 12 causantes desencadenantes:

– Indiscreción dietética: Comiendo bastante, comiendo basura o comida podrida. De todos modos, hay un nombre para eso en los círculos veterinarios: «toxicosis de basura» o «intestino de basura».

– Cambio de dieta: El sistema digestivo de un perro puede demorar unos días en ajustarse a las novedosas proteínas. Por esa razón varios desarrolladores de comestibles para perros sugieren ir despacio cuando se cambia de una marca de comestibles a otra.

– Intolerancia alimentaria

– Alergias

– Parásitos: La mayor parte de ellos causan patologías en perros chiquitos o en mayores con sistemas inmunitarios débiles:

– Lombrices redondas

– Anquilostomas

– Lombrices de labranza

– Coccidia

– Giardia

– Sustancias venenosas o plantas

– Tragar un cuerpo raro indigerible, como un juguete o una docena o bastante más de calcetines

– Infecciones con virus recurrentes como:

– Parvovirus

– Distemper

– Coronavirus

– Infecciones bacterianas, como la salmonela

– Enfermedades, como patología renal y hepática, colitis, patología inflamatoria intestinal y cáncer

– Antibióticos y otros medicamentos

– Estrés o variación emocional

Que cosas pueden decirte las heces sobre la salud de su perro

La rigidez y el color de la diarrea revelan bastante sobre la causa del inconveniente y lo que está dando en su perro. Tome nota con bastante precaución del color, la rigidez y algún otra cosa que logre asistir cuando describa los indicios a un veterinario. En varios casos, la diarrea se soluciona luego de unos días de régimen en el lugar de vida, pero es una aceptable iniciativa llamar al veterinario si sigue en pié en el transcurso de un extenso lapso de tiempo o si tiene alguno de numerosos signos que logren señalar un inconveniente grave.

Tome nota del color de las heces

El color además puede señalar bastante sobre lo que está dando dentro del intestino de su perro. El marrón chocolate es habitual, en tanto que colores como el naranja, el verde o el gris tienen la posibilidad de significar inconvenientes con órganos como el hígado, la vesícula biliar o el páncreas. Las heces negras y alquitranadas son muy graves y tienen la posibilidad de señalar sangrado de adentro. Si ves esto, contactate con tu veterinario lo antes viable.

El color, la forma y la rigidez le van a ayudar a usted y a su veterinario a saber qué es lo que está mal cuando su perro tiene diarrea. Estos causantes van a ayudar a su veterinario a saber dónde se origina el inconveniente en todo el tracto digestivo del perro.

Otras formas de transcribir la caca de perro

A continuación se muestran algunas anormalidades recurrentes, aparte del color, y lo que cada uno podría estar diciéndole sobre por qué su perro tiene las carreras:

Frecuencia:

– Pequeñas proporciones con esfuerzo, numerosas ocasiones en una hora, que varias personas llaman «los chorros», tienen la posibilidad de ser un signo de hinchazón del intestino abultado.

– Tres o 4 ocasiones, con volumen grande, proponen trastorno del intestino angosto.

Los elementos rígidos de formas o colores raros tienen la posibilidad de mencionarle en qué se metió su perro. Numerosas formas pequeñas de arroz blanco, entre otras cosas, tienen la posibilidad de significar una infestación de tenia. La hierba, la madera o la cuerda podrían mencionarle que su perro ha comido algo que no podía digerir.

Consistencia: Nestlé Purina desarrolló este gráfico bien ilustrado que exhibe cómo los veterinarios califican la rigidez fecal canina en una escala de uno a siete.

Por desagradable que parezca, es considerable que examines atentamente la caca de tu perra si tiene diarrea y que seas con la capacidad de ofrecerle al veterinario todos los datos probables. Armado con este conocimiento, el veterinario va a ser con la capacidad de mencionarle si debe desarrollar y investigar o si puede tratarlo en el hogar.

Remedios caseros para la diarrea de tu perro

Varios casos son leves y, con el consejo de su veterinario, tienen la posibilidad de ser tratados sin obligación de ir al consultorio. Tienen la posibilidad de responder a un régimen de tratamientos muy básicos, incluyendo:

Ayunos

Retener la comida a lo largo de 12 a 24 horas, y proveer agua en reducidas proporciones con continuidad, puede remover la causa de la molestia y aceptar que el tracto gastrointestinal se asiente. Comunmente es la primera línea de ataque para las carreras. Antes de decidirse por un ayuno, asegúrese de que su perro esté lo bastante sano para soportarlo. Los perros chiquitos y los perros de edad avanzada, entre otras cosas, requieren nutrientes. Además, un ayuno puede no ser correspondiente para los perros chicos, que no tienen las reservas físicas de sus primos superiores.

La diarrea puede ocasionar deshidratación, por eso asegúrese de ofrecerle a su perro ingreso al agua en todo instante. Bastante gente además proponen Pedialyte sin gusto para sostener la estabilidad electrolítico.

Mediante comidas

Luego de un ayuno, la comida se introduce lentamente y bastante gente empiezan con aglutinantes, que tienen la posibilidad de normalizar la rigidez de las heces. Algunos procedimientos probados y reales incluyen:

Agua de arroz: Hierva el arroz de alta definición en mucha agua, retire los granos y ofrézcale al perro la sopa blanca y cremosa que le queda. Algo de caldo o algo de comida para niños recién nacidos lo va a hacer más sabroso.

Arroz blanco

La calabaza enlatada (simple, sin relleno de pastel preparado) tiene la rara distinción de ser eficaz para la diarrea y el estreñimiento.

El yogur, que tiene bacterias buenas, puede contribuir a los perros que toleran la leche y los derivados de la leche.

Probióticos, bacterias vivas que asisten a la digestión (también están en el yogur)

Patatas cocidas, sin piel

Queso fresco

Fuentes de proteína sencillos como huevo (preparado sin mantequilla ni aceite) o pollo (sin piel)

Las hierbas, como el hinojo, tienen caracteristicas calmantes para los intestinos.

Alimentos principalmente formulados para perros: Algunos desarrolladores proponen comestibles que tienen la posibilidad de calmar los inconvenientes estomacales. Es viable que tenga que obtenerlos de su veterinario.

Los medicamentos de venta libre para los humanos además tienen la posibilidad de ser efectivos para la diarrea perruna, pero tienen que administrarse con precaución y usted debe comentar con su veterinario antes de usarlos.

Es viable que los procedimientos que trabajan para un perro no ayuden a otro, por lo cual es viable que tenga que llevar a cabo algo de experimentación para hallar la fórmula precisa. Además puede ser servible anotar lo que trabaja y lo que no, para que sepa qué llevar a cabo la próxima vez que esté limpiando un desastre.

Cuando encuentre una dieta de rehabilitación que esté según su perro y no le provoque una recaída, puede incrementar lentamente las porciones en un lapso de días y después comenzar a agregar reducidas proporciones del alimento recurrente de su perro, hasta que las cosas vuelvan a la normalidad.

Que hacer si mi perro tiene diarrea y no se detiene

Esto significa visita al veterinario. El instante correcto para contactar con un veterinario es dependiente mayormente de lo que sea habitual para su perro. Lamentablemente, algunos perros son más propensos a los trastornos digestivos que otros, por lo cual hay que estar muy atento a las cosas que son fuera de lo habitual a nivel individual.

No obstante, hay puntos de referencia que tienen la posibilidad de sugerir que por lo menos deberías averiguar con tu veterinario:

Otros indicios físicos, como letargo, fiebre, vómitos, encías secas, pegajosas o pálidas, o debilidad;

Diarrea que no se detiene más allá de los remedios naturales que funcionaron en el pasado;

Deshidratación;

Larga duración (Algunos comentan que unos algunos días, otros dan más tiempo. Todo lo mencionado es dependiente de lo que sea habitual para su perro;

Uso de medicamentos (un perro con antibióticos, por ejemplo);

Afecciones que ya están, como edad avanzada, diabetes, Cushing’s, cáncer o algún otro inconveniente médico, y

Cuando las cosas no parecen estar bien. Usted conoce a su perro, y sólo usted conoce los signos sutiles de que algo anda mal. Respeta tus instintos y si crees que necesitas asistencia veterinaria, coge el teléfono.